Arenales 1266 - Buenos Aires (011) 4813-8490

Prof. Vidal 3714 (Ex. Ramón Falcón) - San Martín (011) 4752-0910

info@fundapreve.org.ar

COMO EVITAR LAS TROMBOSIS EN LOS VIAJES AEREOS

Prof. Dr. Félix Francisco Pace

Presidente de honor de la Sociedad  Argentina y Panamericana de Flebología

Para evitar las complicaciones de las enfermedades  venosas en  las piernas durante los viajes en  avión, especialmente las Trombosis, es necesario la elastocompresión, la dorsiflexión de los pies, la deambulación y la medicación, que  junto a la consulta previa con el  especialista constituyen  los mejores aliados para evitarlas

Las enfermedades venosas, en ambos sexos, con o sin presencia de várices visibles, con riesgo de provocar trombosis y/o edema  que es la hinchazón de piernas y tobillos, constituyen  sin dudas, una de las complicaciones mas frecuentes en los pasajeros que viajan en avión, especialmente en los viajes prolongados.

Se debe recordar que entre toda la población , un 25 %  aproximadamente, padece de algún grado de enfermedad venosa, estadística reconocida por las principales Escuelas de Flebología y Medicina del mundo. Constiyuyendo así un verdadero flagelo de nuestra sociedad moderna. Se incluyen en estas patologías    desde los pequeños derrames , conocidos con el nombre de telangiectasias, que representan, en general, un compromiso estético, hasta   las grandes várices y lesiones pigmentadas en la pierna conocida como sindrome de insuficiencia venosa crónica, que si bien, son más  frecuentes en la mujer, por causas predisponentes o desencadenates como en el caso de  los embarazos o los cambios hormonales, resultan también   no menos grave  en el hombre.  Cuando la enfermedad evoluciona en forma asintomática puede ser más grave aún porque el portador  no reconoce la enfermedad, ni sus riesgos.

El Dr. Pace explica que las várices al tratarse de dilataciones venosas  formadas por debilidad de su pared  e insuficiencia de sus válvulas , no permite que la sangre circule con su velocidad normal, tornandola  más lenta .  Recordamos que  por un principio fisico : a igual  velocidad circulatoria y mayor diámetro corresponde una menor  velocidad.

Por lo tanto, la vena dilatada  tiene siempre mayor riesgo de padecer una trombosis, porque  la dilatación modifica condiciones en la pared de la vena y en los elementos circulantes facilitando esa complicación.  Como consecuencia de esa  disminución de la velocidad circulatoria, se pueden formar coágulos dentro de las várices , llamadas trombosis, que serán de distinta gravedad según asienten en venas del sistema superficial o profundo. En el primer caso cuando la trombosis asienta en várices superficiales,  se las denomina tromboflebitis, son muy dolorosas, pueden dejar una secuela pigmentada o manchas en la piel de distinto tamaño, pero son menos serias que las trombosis que asientan en las venas profundas , porque estos coágulos pueden desplazase y originar embolias que es una complicación más  grave aún.

Al viajar en avión  lo que acontece es que si bien están presurizados , ese grado de presurización , no es equivalente a la presión habitual de  la tierra a nivel del mar. Se recuerda que a ese nivel nuestro cuerpo recibe una presión de 1,033Kg por cm2 de superficie corporal, que es la fuerza que mantiene la cohesión celular,  estos valores diminuyen a medida que ascendemos . El cuerpo puede soportar generalmente hasta 10.000 m de altura, sin trajes  especiales, con algunas dificultades como  es el caso de los alpinistas.

Como se comentara, ésta disminución de presión con la altura, conduce a una dilatación de las venas  con la consiguiente disminución de velocidad y posibilidad de formación de trombosis o coágulos de alto riesgo.

Para evitar estas complicaciones en los pasajeros con antecedente de  enfermedad venosa , se aconseja  utilizar la   elastocompresión mediante el uso de medias elásticas, de distintas graduaciones indicadas por el especialista.

Se aconseja no retirar el calzado durante el viaje porque protege las venas del pie, y puede evitar una trombosis de esa localización. Asimismo, la elastocompresión,  el ejercicio, especialmente la dorsiflexión del pie y la movilización durante el vuelo, junto a la consulta previa con el especialista que indicará la medicación   para cada caso en particular. Constituyen  sin dudas los principales aliados para disfutar de un viaje sin compliciones.

Contáctenos

Bienvenidos a FundaPreve! Envíenos su consulta y nos pondremos en contacto con usted a la brevedad. Muchas Gracias!